LA BARRIADA

POR MARTIN AGUILAR

TODOS SON LO MISMO

A menos de cumplir un año al frente de sus respectivas alcaldías, los peor calificados son los representantes de Morena, pero, entre ellos, destacan al menos tres porque ya habían estado ahí y, a pesar de su mal trabajo, la gente los eligió de nuevo.

Donde los ciudadanos están más que arrepentidos de haber apoyado a los candidatos de la 4T están Xochimilco, Tlalpan, Tláhuac, Magdalena Contreras, Cuauhtémoc, Iztapalapa, Iztacalco y GAM.

Todos son bastante malos, pero la diferencia es que, en las últimas tres demarcaciones, los hoy alcaldes ya habían sido jefes delegacionales por el PRD y, a pesar de maletas y transas, por el hecho de ser propuestos por YSQ, ganaron.

La peorcita es GAM, donde Francisco Chíguil incluso fue echado porque su nivel de corrupción ocasionó la muerte de nueve adolescentes y tres policías en un antro clausurado y que él ordenó reabrir en 2008, cuando era delegado.

A pesar de tener abierto un proceso judicial en contra, incluso ante la Corte Interamericana, Morena lo impuso y el impulso presidencial lo hizo ganar.

Algo similar pasó en Iztapalapa con Clara Brugada, quien entregó malas cuentas a su relevo Jesús Valencia, quien decidió taparla para que no la fueran a meter al bote, igual repitió en la candidatura y la figura de YSQ hizo el resto.

Iztapalapa y GAM son las alcaldías más grandes de la capital; les sigue Álvaro Obregón, también en los últimos lugares, pero ahí los votantes apoyaron a Layda Sansores, quien fue senadora, pero nunca había gobernado.

Otra es Iztacalco, donde Morena revivió a Armando Quintero, a pesar de su bien ganada fama de transa y de promotor de taxis pirata fue su candidato y también ganó.

La gente se queja hoy amargamente, sobre todo en estas tres demarcaciones, pero ellos tienen la culpa por haber apostado nuevamente por gobernantes de dudosísima reputación; no se pueden llamar engañados.

Lo que sí pueden hacer es abrir bien los ojos para 2021, pues hay que recordar que los alcaldes y diputados ya se pueden reelegir.

Y aunque los morenos pusieron un candado para que en todas sus candidaturas los aspirantes sean del género contrario; es decir, que donde gobiernan hombres entren mujeres y viceversa, los interesados ya buscan cómo darle la vuelta a la prohibición.

Por ejemplo, en Cuauhtémoc, Néstor Núñez quiere repetir en 2021 y está pensando en lanzarse por el PT, aliado moreno, para brincar la prohibición de su partido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s