El símbolo de la autoridad es hacerse justicia por su propia mano y linchar al delincuente: Núñez Monreal

Martín Aguilar

La crisis de autoridad es la causa más profunda de la violencia social y la indignación; ha sido el detonante que expresa que los límites sociales se han roto y que es necesario poner un freno a la corrupción e ineptitud de las fuerzas del orden, indicó la Comisionada del Partido del Trabajo de la Ciudad de México, Magdalena Núñez Monreal.

Lo anterior, lo expuso luego que, al intentar regresar a las actividades cotidianas para reactivar la economía en nuestro país, la ciudadanía se está enfrentando a una delincuencia más brutal y absolutamente insensible, por lo que ha llegado al hartazgo social.

“No se trata de un nuevo fenómeno social, ni una nueva forma de encontrar justicia por propia mano. El hartazgo social producido por la impunidad e inseguridad en las calles, ha provocado una ola de ataques, agresiones y golpes de la ciudadanía en contra de los delincuentes”, aseveró.

La indiferencia de las autoridades ante los asaltos y robos en la capital del país, apuntó, ha provocado el enojo de la población que al no ser escuchados por quienes debieran poner orden comienzan a ejercer justicia por propia mano.

La crisis económica actual, ha motivado que la gente salga a trabajar y por ende se exponga en las calles y el transporte a la voracidad de la delincuencia.

“Por ello, la población defiende a capa y espada los pocos ingresos que llevan a sus hogares para sacar a sus familias adelante y a pesar de que arriesgan su integridad, están dispuestos a todo para proteger su dinero”, expresó.

Núñez Monreal indicó que esta situación refleja dos cosas: “primero, la impunidad que impera a favor de la delincuencia contra cientos de miles de usuarios del transporte público en la Ciudad de México al ser asaltados o violentados hasta tres o cuatro veces por semana y segundo, el hartazgo social al no encontrar justicia contra esta violencia rampante”.

Estas acciones de la comunidad, explicó la petista, no son otra cosa que un llamado de auxilio hacia las autoridades de justicia y de seguridad para que volteen sus ojos hacia los ciudadanos y busquen fórmulas efectivas para proteger a los capitalinos.

“Es un llamado a las autoridades a emprender acciones concretas y efectivas contra la delincuencia. La gente está harta de la inacción del gobierno”, reiteró.

Añadió, que la rabia acumulada y la falta de castigo a los grupos delincuenciales, mantienen relación de causa y efecto, pero los linchamientos son, ante todo, una forma de señalar que los límites se han roto y es necesario restablecerlos.

“El hartazgo social se expresa como un rechazo contra la delincuencia que implica al mismo tiempo condena y castigo a las fuerzas policiales; se lincha al mismo tiempo al delincuente y al símbolo de la autoridad”, enfatizó.

Para el Partido del Trabajo de la Ciudad de México, señaló Núñez Monreal, “no es la forma en cómo una población, indignada y enojada por la falta de seguridad e impunidad de sus instituciones que guardan este estado, puedan hacer justicia”. Sin embargo, reconoció que “es un grito de auxilio exigiendo nuevas acciones del Gobierno de México para frenar a la delincuencia”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s