La Barriada/Martín Aguilar/El fracasado de López-Gatell

Se opuso siempre al uso del cubrebocas y a masificar las pruebas rápidas para detectar y aislar a los infectados por covid-19.

Después expresó en más de una ocasión sus dudas sobre la estrategia de compras anticipadas de vacunas, iniciativa encabezada por el canciller Marcelo Ebrard, con la anuencia del Presidente de la República.

Y ni qué decir de sus dislates al pronosticar el número de decesos que la epidemia dejaría en el país, cuyos cálculos más catastróficos ya fueron rebasados hace varias semanas, y estamos a unos cuantos días de duplicar el peor escenario de las 60 mil muertes que pronosticaba.

Los especialistas lo culpan de ser el causante del de- sorden en el combate del virus, que tiene ubicado a México como unos de los peores países en el tratamiento de este mal, incluso, le valió ser exhibido recientemente por la Organización Mundial de la Salud.

Sus lineamientos hacia la población siempre fueron confusos, pues así como declaraba que no había evidencias científicas que demostraran la utilidad del uso de cubrebocas, en ocasiones recomendaba su uso para disminuir contagios.

También se opuso a la estrategia de aumentar la aplicación de pruebas rápidas para detectar infectados, pues dijo que esas acciones no servían. Todo, a pesar de que los países que controlaron rápidamente la pandemia —incluyendo China— basaron en ello su estrategia.

Chocó con varios gobernadores de oposición por lo pésimo de sus decisiones, pero también lo hizo con Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno, quien lleva semanas impulsando en la Ciudad de México el uso de cubrebocas y las pruebas masivas de detección de contagios.

Y ni qué decir de sus choques con la comunidad científica internacional, cuyos especialistas criticaron sus decisiones cuando él insistía en privilegiar el uso de la fuerza moral, a implementar las medidas preventivas recomendadas por la medicina mundial.

Pero ahora que están en camino las primeras vacunas contra la covid-19, que se comenzarán a aplicar en el país a finales de este mes, Hugo López-Gatell pretende colgarse esa medalla y ya sale a decir que México está listo para iniciar un calendario de vacunación.

El objetivo del encargado del combate a la pandemia fue siempre ganar popularidad, a costa de abandonar su posición científica —si alguna vez la tuvo—, para asumir un papel de patiño que le redituará un beneficio político.

Y se vale sacar raja política del trabajo, pero no a costa de enlutar a miles de hogares, pues los especialistas dicen que si se hubiera hecho una buena estrategia, se habrían salvado muchas vidas, que desgraciadamente se perdieron.

En la posición política de López-Gatell sus fallas no ocasionaron que los capitales huyeran o que la inflación se fuera a los cielos. Tampoco que se dispararan los índices delincuenciales; sus fallas causaron la muerte de ciudadanos mexicanos inocentes.

Y ahora este sujeto oportunista se quiere poner el traje de héroe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s