La Barriada/Martín Aguilar/El regreso de los hijos pródigos

El regreso de Felipe Calderón y de Margarita Zavala al seno del PAN podría descomponer algunas alianzas que este partido ha venido puliendo desde hace tiempo con el PRI y el PRD, sobre todo en la Ciudad de México.

Con el anuncio de que integrantes de México Posible partido sin registro fundado por el expresidente y su esposa se unirán al blanquiazul para las elecciones intermedias de 2021, llegan nuevas negociaciones que pueden significar reacomodos en candidaturas ya cantadas.

Y es que, para dar su brazo a torcer, los calderonistas no sólo exigen un número indeterminado de curules federales, sino algunas posiciones en distritos locales y alcaldías capitalinas, pero donde haya posibilidades de ganar.

O sea, no aceptarán que los envíen sólo de relleno en distritos donde tengan pocas oportunidades de triunfo, pues si bien es cierto que no le van a acercar militantes a los panistas, creen que sí les pueden generar simpatías electorales rumbo a las urnas.

Por esta razón dicen que en la CDMX el matrimonio le está echando el ojo a zonas como Miguel Hidalgo y Coyoacán, por ejemplo, donde creen que pueden tener representantes competitivos, sobre todo ahora que el electorado se divide entre pejistas y antipejistas.

El matrimonio Zavala-Calderón sabe perfectamente —como lo saben todos los demás— que si la oposición no va unida, y eso incluye a México Posible, el voto opositor se atomizará y Morena refrendaría el triunfo en la Cámara de Diputados.

Por supuesto que el PAN los necesita, sobre todo para recomponer sus fuerzas internamente, pero los calderonistas se quieren vender muy caros, y el panismo tiene claro que en la Ciudad de México no han hecho gran cosa como para exigir privilegios.

Y más cuando los partidos aliancistas llevan ya varios meses explorando perfiles para ciertas alcaldías y distritos locales, y en lo que respecta a Miguel Hidalgo y Coyoacán llevan mano el diputado Mauricio Tabe y el exdiputado local Giovani Gutiérrez, respectivamente.

Aunque técnicamente Coyoacán pertenece al PRD, pues el alcalde Manuel Negrete llegó de la mano de Mauricio Toledo, el hecho de que el hoy diputado federal se haya pasado al Partido del Trabajo da oportunidad al sol azteca de disponer de ese territorio.

Y como las encuestas dicen que si algún partido tiene chance de ganar Coyoacán es el PAN, y Giovani ha levantado la mano, pues por ahí han avanzado las negociaciones. Si los calderonistas salen con que ellos quieren poner al candidato coyoacanense, pueden descomponer los acuerdos.

De momento, el tema de la incorporación de los Calderón-Zavala sigue siendo interno, pero si México Posible se deja pedir posiciones que ya estén comprometidas con el PRD o el PRI, se presentarán problemas.

Quizá a nivel nacional los panistas tengan más posibilidades de hacer movimientos e incluirlos, pero en la capital se ve muy complicado, porque las negociaciones comenzaron hace nueve meses y ya están muy avanzadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s