Aumentan los fraudes cibernéticos durante la cuarentena

De las 100 llamadas o reportes que recibe diariamente la Unidad Cibernética de la Ciudad de México, un 30 por ciento son por delitos de fraude en línea por venta de productos en internet.

Ello representa un incremento de 80 por ciento si se comparan los últimos nueves meses de pandemia con el mismo periodo de 2019, señaló Alejandro Espinoza, agente de la Unidad Cibernética de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

A partir del confinamiento por covid-19, la policía cibernética de la SSC tuvo conocimiento de que las plataformas más utilizadas para perpetrar los fraudes fueron la red social Facebook, con 32 por ciento de los reportes; sitios web (falsas páginas oficiales), con 27 por ciento, y sitios de mercadeo, con 12 por ciento.

“Es muy sencillo realizar un perfil falso para ofrecer un producto a un bajo costo realizando una oferta atractiva, por ejemplo, una computadora de unos ocho mil a diez mil pesos y la ofertan en cuatro mil pesos en Marketplace. Te pide un depósito de la mitad (dos mil pesos) en una tienda de conveniencia, expuso Espinoza.

Pero los fraudes no se limitan a productos; en este momento en que más personas trabajan desde casa y algunos buscan capacitarse o desarrollarse profesionalmente también vía remota, la oferta de cursos es otra área susceptible de fraudes.

Ángela, nombre con el que pidió que se le identificara, es una de estas víctimas.

Hace dos meses contrató en línea a través de Marketplace en Facebook un curso de inglés, sin embargo, la empresa incumplió en ofrecerle las ligas de contacto para tomar esa capacitación.

“Esta organización es Ediciones Culturales Internacionales, también como inglés sin Fronteras utiliza varias razones sociales, ofreciendo diferentes cursos de idiomas, haciéndose pasar por una empresa consolidada que ofrece hasta certificaciones en Cambridge o en escuelas como la UNAM o el Instituto Politécnico Nacional. Tienen toda una mercadotecnia en redes sociales a través del gancho de ofrecerte una beca para estudiar.

“Me dijeron que las clases iban a realizarse a través de una plataforma, utilizando tecnología de punta, donde iba a ser evaluada con profesores certificados y asistencia por medios digitales y todo el tiempo trabajando en línea, con la promesa de que al término del curso se entregaría la certificación”, relató Ángela.

La víctima relató que con la supuesta beca su curso de inglés tuvo un costo de siete mil pesos, pero a los que no les dan ese beneficio deben pagar más de 20 mil pesos. La capacitación debería tener una duración de 24 quincenas.

Los problemas para Ángela comenzaron cuando solicitó a la empresa que le hicieran llegar las ligas de internet para iniciar sus clases, pues diversas personas le notificaron que se le habían enviado por correo electrónico, pero eso nunca sucedió.

“Las ligas te las mandan caducas; no te mandan un acceso. Al exigir iniciar con el curso vinieron los maltratos telefónicos. Decido cancelar y la empresa se negó a cancelar el contrato, amparándose en un supuesto pagaré, cosa que nunca se me notificó ni se me explicó en la entrega de un material de DVD obsoleto y una diadema que se me entregó”, recordó la víctima.

Además, amenazas

Por ello dejó de pagar el curso, pero comenzó a recibir llamadas telefónicas a su ex trabajo, con familiares y referencias personales.

“(A mis contactos) los han amenazado, les han dicho que me robé el material, que yo no quiero dar la cara; me han insultado, han insultado a mi mamá, a todos mis referidos los han insultado, a mis excompañeros les llaman día y noche para que yo les pague”, agregó.

Ángela presentó formalmente una queja ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y hace dos semanas ante la Fiscalía General de Justicia local por fraude, acoso, amenazas y hostigamiento laboral, la cual está abierta y hasta el momento no ha sido citada para ratificar debido a la emergencia sanitaria.

La denunciante también informó que ante esta situación se enteró de un grupo de WhatsApp el cual está conformado por más de 100 personas que han sido defraudadas por esta empresa y donde comentan sus casos.

En tanto, el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de la Ciudad de México ha recibido denuncias por fraudes cibernéticos que han buscado obtener montos económicos que van de los 100 pesos a los 230 mil pesos, de enero a noviembre de este año.

El 95 por ciento de los montos que sustraen estos delincuentes va entre los dos mil y los 12 mil pesos, detalló Salvador Guerrero Chiprés, presidente del organismo.

“El grupo que reporta con mayor frecuencia está entre los 26 y los 35 años. Hay un depósito de confianza en línea de ese grupo etario y ésa es una de las cosas que lo explica, como también lo hay en el sentido de que los varones tienden a precipitarse más, los hombres consideramos una oportunidad porque creemos que somos muy buenos identificando oportunidades”, concluyó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s