La Barriada/Martín Aguilar/Clara Brugada: Entre la espada y la pared

Luego que la semana pasada se diera a conocer que la alcaldesa en Iztapalapa, Clara Brugada fuera amenazada de muerte por un grupo delictivo por no cumplir con sus promesas, aparecieron varios carteles en algunas zonas de esa demarcación en el oriente de la CDMX contra la alcaldesa, la FGJ ya tomó cartas en el asunto para resolver el caso y en su casa actuar contra los responsables.

Y es que la gobernante de la alcaldía más grande de la Ciudad de México, Brugada, reclama su espacio en Morena para ser la candidata de su partido a la Jefatura de Gobierno en 2024.

Sus principales credenciales son que, con su última reelección, lleva tres administraciones al frente de la popular demarcación, pues la primera vez fue delegada, luego de que Rafael Acosta, Juanito, compitió en las urnas y, después de ganar, le cedió la silla.

Todo el mundo tiene claro que Brugada es una de las funcionarias que está cerca del corazón de Andrés Manuel López Obrador, aunque no es la opción más fuerte para ser la abanderada de la 4T en la capital del país.

Como todo el mundo se está moviendo en busca del preciado hueso y ella siente que se ha tardado por estar cuidando el territorio de la zona oriente —vital para quien aspire a sustituir a Claudia Sheinbaum—, por lo que le urge ponerse en la línea de salida.

Y para que empiece a correr por la ciudad, y no nada más en Iztapalapa, la 4T le dio la tarea de coordinar la captación del voto durante la consulta del próximo domingo para la revocación de mandato.

Esto le dará la oportunidad de probar la maquinaria de Morena rumbo a 2024 en la CDMX, aunque, al mismo tiempo, la pone en una posición de vulnerabilidad si los resultados no son los esperados por los jerarcas.

No hay que olvidar que Sheinbaum ofreció, primero, tres millones, y luego tres millones y medio de votos para el próximo 10 de abril en la ciudad, lo cual ni los más optimistas piensan que se puedan lograr.

A pesar de que legisladores, alcaldes, funcionarios e integrantes del gabinete capitalino salieron a la calle desde hace semanas para promover el voto en favor de la ratificación del Presidente, el riesgo de fracasar es muy alto.

En caso de que la votación resulte un desastre, sería un golpazo para la jefa de Gobierno, quien luego de la derrota electoral de junio pasado —cuando perdió más de la mitad de la ciudad—, no resistiría un fracaso más en las urnas.

Por ese motivo le quitaron la presión de aparecer formalmente a la cabeza de estas acciones e incrustaron a Clara Marina, quien puede ser utilizada como fusible si todo saliera peor de lo que imaginan.

Si todo sale bien, entonces el reconocimiento sería para Claudia, y por supuesto que la alcaldesa de Iztapalapa tendría palomita al interior de Morena, con lo que ganaría puntos sobre algunos dirigentes que son incómodos para Palacio Nacional y que también están anotados.

La consulta del domingo es importante para que la 4T tenga claro cuál es su piso electoral y, con base en ello, arrancar formalmente la carrera hacia la sucesión. Los números que obtengan en este ejercicio serán muy cercanos a la realidad de hoy.

Primero, porque prácticamente van solos a las urnas y, segundo, porque hay una competencia interna de los liderazgos para ver quién acarrea más votos a la canasta, a fin de ser tomados en cuenta en las próximas candidaturas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s