La Barriada/Martín Aguilar/Carteles y algo más

En los últimos días se ha desatado una guerra de cárteles en la Ciudad de México, pero no solamente del narcotráfico.

Podrían considerarse del crimen organizado, si se comprueba que funcionarios públicos se coludieron con desarrolladores para hacer negocios fuera de la ley.

En Morena insisten en acusar al grupo panista de Jorge Romero Herrera, de encabezar un cártel inmobiliario en Benito Juárez, e incluso iniciaron ya acciones legales contra dos de sus ex colaboradores, uno de ellos en prisión.

De la otra parte, desarrolladores inmobiliarios de Miguel Hidalgo aseguran que en los dos periodos que gobernó ahí el hoy asesor de Claudia Sheinbaum, Víctor Hugo Romo Guerra, también armó el suyo, y no sólo inmobiliario…

Y para no quedarse atrás, promotores de vivienda en la ciudad aseguran que tanto Lola Padierna como Martí Batres, entre otros, se dieron vuelo con el manejo de departamentos de interés social, al grado que se les llegó a conocer como el cártel del INVI.

La sospecha es que grupos políticos de todos los partidos lucraron con temas inmobiliarios en la capital, obteniendo jugosas ganancias al torcer la ley para coludirse con constructores de moral elástica.

Morena debería meditar bien si quiere seguir con este juego de persecución política contra sus rivales, porque en una de ésas la situación se le revierte.

Parece que Sheinbaum olvida que la mayoría de sus compañeros de partido, muchos de ellos en su gobierno, se formaron en el PRD, donde aprendieron a traficar con viviendas, programas sociales, permisos y hasta leche con heces.

Dicen que para tener la lengua larga hay que tener la cola corta, y en la 4T tienen una cola tan larga que ya la quisiera una novia para su vestido el día de la boda, por lo que Ernestina Godoy tendría que medirle el agua a los tamales.

Y no porque vaya a actuar en contra de sus compañeros o contra ella misma, pero el poder no es para siempre y muchos creen en el karma. Si para su desgracia los pejistas pierden en 2024, van a tener que correr muy rápido para que no los agarren.

A través de las instituciones del Estado, Claudia quiere atemorizar a sus adversarios políticos más fuertes, e intenta desacreditarlos ante la opinión pública.

Las huestes de su partido ejecutan a la par acciones primitivas, como distribuir publicaciones anónimas en Benito Juárez, llamando a la gente a castigar a los gobiernos panistas, que desde el año 2000 mandan ahí.

¿Pero cómo qué puede ofrecer Morena para que abandonen al PAN? ¿Que los gobierne la 4T?

Ilusos, ya parece que esa gente va a querer alcaldes corruptos y malos como los de GAM, Iztacalco, Tláhuac, Xochimilco o Iztapalapa, por ejemplo.

La 4T le quiere dar más importancia a los supuestos cárteles inmobiliarios, que a los del narco, como el que desactivaron recientemente en Topilejo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s