La Barriada/Martín Aguilar/Las corcholatas de hoy

Todo indica que volvieron los viejos tiempos, con todos sus vicios y estilos que parecían haberse erradicado.

Se trata del ritual de la sucesión presidencial que ahora permea toda la esfera política, a cualquier hora y en todo momento.

La figura central del oficialismo, es el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien lleva de la mano a su consentida Claudia Sheinbaum.

La jefa de gobierno recorre el país, cual figura central que jala reflectores en donde se hace presente.

No importa que allegados a su principal contrincante, el canciller Marcelo Ebrard, hayan recolectado pruebas de su adelantada promoción en toda la República.

En días pasados Malú Micher entregó al dirigente nacional de Morena, Mario Delgado la documentación con pruebas de espectaculares, bardas y mantas a favor de Sheinbaum.

Por tal razón, la también senadora demandó a Delgado una investigación acerca de la procedencia de los recursos para tan inmensa promoción.

La misma petición se le hizo al dirigente morenista en relación al paisano del Presidente, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.

El hecho es que Sheinbaum suma cada vez más adeptos, lo que en el pasado se denominó la “cargada”.

Por ejemplo visitó Oaxaca, y no sólo fue recibida por el gobernador electo de Morena, Salomón Jara, sino por el aún mandatario, Alejandro Murat de extracción priista y quien también ha levantado la mano para contender para el 2024.

En Tabasco, el ex alcalde de Macuspana, José Ramiro López Obrador –hermano del Presidente- inició campaña a favor de la mandataria capitalina.

Layda Sansores, gobernadora de Campeche, expresó este domingo sus simpatías para que Sheinbaum sea la sucesora de López Obrador. Lo hizo en un evento del Colegio de Notarios.

Todo lo anterior en un solo fin de semana. Conforme avanzan los días la jefa de gobierno supera en respaldos a Ebrard y Adán Augusto.

Va en “caballo de hacienda”, se decía en el pasado. Aplaudidores y matraqueros le sobran en la Ciudad de México y en el interior de la República.

Desde el primer momento de los destapes, Sheinbaum se perfiló como la favorita de Palacio Nacional. El piso parejo que exige Ebrard sólo es y será para ella.

Otro ejemplo: este lunes López Obrador reinauguró el recinto parlamentario de Palacio Nacional, donde estuvieron Sheinbaum, Ebrard y López Hernández.

Pero al interior del gobierno de Morena exigen que Sheinbaum aclare el dispendio que la coloca en bardas y espectaculares por todo el país.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s