Blindajes certificados de la AMBA salvan vidas

Rebeca Marín

Una vez más quedó comprobado que la calidad de los materiales empleados en el blindaje automotor es primordial, pues deben responder para lo que fueron creados: proteger y salvar vidas. Tal el caso en el reciente atentado a tiros contra un connotado periodista mexicano, quien salió ileso al viajar en una camioneta acorazada por la empresa miembro de la Asociación Mexicana de Blindadores de Automotores (AMBA), Transportadora de protección y Seguridad (TPS).

Al respecto, Esteban Hernández López, presidente de la AMBA, destaca una vez más la importancia que se requiere al adquirir unidades blindadas, sobre todo cuando ha proliferado la venta de automotores acorazados con materiales “pirata” y la aparición de empresas de dudosa procedencia y reputación.

El titular de la AMBA hace mención de que el blindaje más comercializado en México es el Nivel III, el cual llega hasta el 65% de participación en el mercado, protegiendo contra ataques perpetrados con armas cortas. Los precios del blindaje en este nivel que sean fabricados con empresas reconocidas y materiales certificados, oscilan para los vehículos sedanes entre 33 y 43 mil dólares y los SUV entre 35 y 45 mil dólares; estos precios pueden variar dependiendo de los accesorios que se incluyan en el mismo.

En México, un buen blindaje y su precio lo definen los materiales utilizados, por ejemplo, el acero siempre es importado de Europa o Estados Unidos, algunas marcas de vidrios y fibras también se compran en el extranjero y otras son nacionales, pero todos exceden las normas de calidad. Esa es la diferencia con los productos ofrecidos por los miembros de la AMBA y esto queda registrado como un caso de éxito, tal y como ocurrió en el reciente atentado del comunicador que salvo la vida a bordo de una unidad protegida por la empresa asociada TPS.

“Si el vendedor de blindajes ofrece un vehículo nuevo a precios que difieren de una manera importante con respecto a lo señalado con anterioridad, se recomienda tener mucho cuidado, ya que puede ser una señal de que algo no está bien con los materiales o el proveedor del blindaje. En México, los materiales certificados empleados en esta industria son en la mayoría de los casos de importación, los cuales tienen precios internacionales por lo que diferencias significativas en el precio del producto final, podrían indicar que estos no cumplen con las normas balísticas requeridas”, refiere el presidente de la AMBA.

Lamentablemente en México -afirma Hernández López- empresas que surgen sin los debidos registros ante las autoridades y que operan al margen de la ley, simplemente pueden estar establecidas, pero no les interesa la seguridad de sus clientes ni la calidad de sus trabajos.

Para evitar ser víctima de los “piratas”, el presidente de la AMBA recomienda nuevamente:

  • Visitar las instalaciones de la empresa blindadora y la legalidad de ésta.

  • Exigir las certificaciones que posee la empresa y la de los materiales que emplea.

  • Garantías postventa.

  • Cautela si la empresa que contactó se eligió por internet.

  • Comparar precios ofrecidos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s