La Barriada/Martín Aguilar/De tal palo, tal astilla

De la forma más cínica y descarada, Morena concretó la jalada en Donceles contra el PRD, al operar la salida de Valentín Maldonado como diputado de esa fracción, para debilitar al sol azteca a unos días de que el congreso local renueve la Junta de Coordinación Política.

La huida de Maldonado, quien es gente muy cercana al diputado federal Mauricio Toledo, no sorprende a nadie. Desde que inició la legislatura capitalina ha estado votando con Morena, aun en contra de las iniciativas del partido que lo llevó a Donceles.

Se entiende que tanto a él como a su jefe los morenos los tienen con la bota en el cuello, pues deben muchas a su paso como delegados de Coyoacán, y tienen que doblar las manitas si no quieren acabar en la cárcel por el cúmulo de anomalías que dejaron en su administración.

Pero lo que no se entiende es la forma tan burda de traicionar al partido que les dio todo, pues Maldonado —que no se manda solo—, decide dejar la fracción justo cuando su presencia era vital para que los perredistas se quedaran con la Jucopo, máximo órgano de gobierno en Donceles.

Su salida debilita a su fracción y da la posibilidad a Morena de impulsar al PRI —que apenas si ganó los votos suficientes para no perder el registro— para que tome ese lugar que de ninguna manera le correspondería.

En el colmo del cinismo, o del sometimiento, en redes sociales se difunde una foto donde momentos antes de anunciar su renuncia a la fracción del PRD, Valentín está reunido con Martha Ávila y José Luis Rodríguez, coordinadores morenos en el Congreso de la CDMX. Sin el menor pudor fue a entregar las armas y a ponerse de tapete con quienes fueron sus acérrimos enemigos en las pasadas elecciones, y a quienes combatió con todo in culto a sillazos y huevazos— hasta ganarles los comicios en la alcaldía coyoacanense.

Y todavía en su comunicado de despedida, el llamado Tomatito Cherry agradece la confianza que la gente le depositó, aclarando que se va del PRD para acabar con la división y apoyar con todo al proyecto de la 4-T, como si no lo hiciera desde el principio.

Independientemente de la traición de los tomates, es lamentable que desde el gobierno central se opere de una forma tan burda. Se esperaba que con la llegada de Alfonso Suárez del Real a Gobierno se iban a acabar las cochinadas, pues tiene fama caballero.

Morena deberá explicar cómo es que prefiere darle poder al partido que llevó al poder a Enrique Peña Nieto, a Luis Videgaray y a Emilio Lozoya al gobierno, y dejar fuera a la segunda fuerza más importante de la capital, sobre todo que es de izquierda.

El cuento no ha acabado: PRD y PRI están empatados en número de diputados, pero el sol azteca ganó más votos en las urnas, lo cual los mantiene en tercer lugar… a menos que ahora Morena vaya por la diputada Paula Castillo, a quien presionan por su esposo, Miguel Ángel Vásquez, encarcelado en la capital.

Qué asco de partidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s