La Barriada/Martín Aguilar/El horno no está para bollos

Aunque parece que en el PAN todo es miel sobre hojuelas, conforme avanza el año electoral las dudas van surgiendo, sobre todo en lo que se refiere a la definición de candidaturas para la Ciudad de México.

Ante la posibilidad de aceptar una alianza parcial con el PRI y el PRD para las elecciones del año entrante, al interior del blanquiazul algunos empiezan a preguntarse cuál será su destino, de cara a los comicios intermedios.

Si bien es cierto que el grupo liderado por el diputado federal Jorge Romero —que controla el partido desde hace algunos años— tiene aseguradas las mejores posiciones, no son los únicos que cuentan a la hora de las decisiones.

Nadie duda que en Benito Juárez, el alcalde Santiago Taboada busque la reelección como alcalde, sobre todo porque mantiene buenas calificaciones entre sus habitantes y más por las buenas acciones que ha hecho entre la gente, pero lo más importante es que es de los chicos consentidos de Romero.

El otro lugar seguro es precisamente para el actual diputado federal, quien también buscará reelegirse, a fin de que en la próxima legislatura pueda ser elegido como líder de la fracción azul en San Lázaro, lo que le daría mucho poder.

Esos dos puestos no están a discusión y de saque todos los albiazules de la CDMX lo saben, por lo que nadie se los disputará.

Pero hay otros que podrían generar disputas, como la candidatura a la alcaldía en Miguel Hidalgo, por ejemplo, donde el PAN tiene amplias posibilidades de arrebatar el territorio al morenista, Víctor Hugo Romo.

Quien ha dejado ver que va derecho y no se quita y si le pegan se desquita es Mauricio Tabe, coordinador albiazul en Donceles, quien ha estado en campaña durante los últimos meses.

Pero no es el único que suspira por esa candidatura, pues otro que desde hace años anhela ese espacio es su compañero de curul Federico Döring, quien es mal visto por los vecinos de ese territorio.

No es que Tabe carezca de posibilidades de triunfo, pero todo el mundo coincide en que Döring sería mucho mejor candidato, solamente que hay un ligero problema: no se quiere ni tantito con Jorge Romero.

Y en caso de que Federico fuera el candidato y recuperara esa importantísima alcaldía para el PAN, se perfilaría como aspirante natural de ese partido para la Jefatura de Gobierno en 2024, lo cual el grupo albiazul dominante no podría permitir.

Caso contrario con Tabe, que si bien tendría también esa posibilidad, se tendría que someter a la disciplina y quizá dejar que sea Taboada quien busque para el equipo el lugar que hoy ocupa Claudia Sheinbaum.

Claro, eso sin contar lo que pueda estar pensando la también diputada local Gabriela Salido, quien ya en 2018 tuvo que bajarse de la contienda, pero que se le ve con ganas de levantar de nuevo la mano.

Aunque todo parece tranquilo, de ninguna manera se podría descartar una rebelión interna de los suspiritos azules.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s