La Barriada/Martín Aguilar/Enemigo en casa

Si Dolores Padierna y su esposo, René Bejarano, pensaban que ya tenían en la bolsa la candidatura en Cuauhtémoc, porque han estado platicando con el operador de Claudia Sheinbaum en la capital, están muy fríos.

Por mucho que Héctor Ulises García, encargado de Morena en la CDMX, le haya dicho al de las ligas que estaba autorizado para iniciar pláticas sobre candidaturas, entre las que está la alcaldía Cuauhtémoc, la cosa no es tan sencilla.

Los bejaranistas ya se veían retomando el territorio que hace muchos años les sirvió de base para establecer su poder político en la capital, y hasta dijeron que podían ceder una diputación al actual alcalde, Néstor Núñez, quien responde al grupo del senador Ricardo Monreal.

Y si bien el veterano profesor y su esposa aún conservan alguna influencia en la zona, muchos creen que es más lo que blofean que otra cosa, pues desde 2015 llegó a ese lugar Monreal, quien, contra todos los pronósticos, ganó la delegación e hizo diputado a Néstor.

Claro que, para ganar, el zacatecano tuvo que hacer acuerdos con Bejarano, a quien acabó despojando de ese territorio, desde el cual intentó brincar a la Jefatura de Gobierno en 2018, pero perdió la contienda interna ante Sheinbaum.

Ante la actual intentona bejaranista de imponer a Padierna, sobre todo porque, en teoría, le toca a una mujer esa silla, Núñez reunió de inmediato a su equipo para ratificarles que buscará la reelección el año entrante.

Quizá por esa misma razón el alcalde, que siempre ha gustado de guardar un bajísimo perfil —incluso cuando fue diputado—, ha salido a encabezar algunos actos para placearse y mandar el mensaje de que no se irá.

Desde que llegó, en 2018, se fijó la meta de reelegirse, aprovechando que la ley ya lo permite a partir de 2021, y que si los estatutos de Morena que impiden esta práctica —y que obligan a que llegue alguien del sexo opuesto— no son modificados, irá por el PT.

El asunto se pone más que interesante y los equipos morenos ya empezaron a picudearse, y todo por la impericia del operador de Claudia, que si sigue así va a dar a su jefa más dolores de cabeza que satisfacciones.

Por cierto, algunos recuerdan que Héctor Ulises no ha sido nombrado oficialmente dirigente de Morena en la CDMX; que es encargado y que la nueva dirigencia nacional lo tiene que ratificar.

Claro que se espera que su ratificación sea mero trámite, pero sus negociaciones no y, por lo pronto, ya empezó a desarreglar la casa.

Y mientras en Morena ven cómo deshacen el entuerto en la Cuauhtémoc, el que se quiere colar a la Magdalena Contreras sin hacer mucho ruido es José Luis Rodríguez, vicecoordinador moreno en el Congreso de la Ciudad de México.

Aunque el diputado aduce que es del equipo de Andy y que tendría su respaldo, no se ve que Claudia esté muy entusiasmada con él, por mucho que Rodríguez tenga una historia política sólida en esos terruños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s