La Voz Judicial/Los jóvenes deben de ser escuchados

Martín Aguilar

Las niñas, niños y jóvenes tienen que ser escuchados, pero desde su visión, de su lenguaje y de sus vivencias, dejando de verlos desde el “adultocentrismo”.

Durante el programa, La Voz Judicial, conducido por Jadira Armendáriz Buaun, en ausencia de Tony Mancuso y Rosalía Buaun, acompañado por el Director de la Revista Cúspide y Liberal Metropolitano, Lino Calderón, tuvieron como invitado z María del Rosario Tirado Gutiérrez, magistrada de la Segunda Sala de Justicia para Adolescentes del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

Durante su participación, Tirado Gutiérrez, dijo que ley penal y especialmente también la ley que regula los procesos penales de los adolescentes, que es la Ley Nacional del Sistema Penal de Justicia para Adolescentes, no prevé como delito que un joven se encuentre intoxicados o bajo el influjo de una droga; lo que sí es delito es que consuma un joven se encuentre intoxicados o bajo el influjo de una droga; lo que sí es delito es que consuma cualquier tipo de droga en la vía pública.

Señaló. que la ley en esto nos tenemos que ir a una ley administrativa, a la ley cívica, la Ley de Cultura Cívica que nos indica que un adolescente puede ser acreedor hasta una multa de 2,500 pesos o trabajo comunitario que puede durar hasta 18 horas. Claro, para que se le imponga este tipo de infracción tiene que seguirse un procedimiento, un procedimiento que debe de ir de acuerdo con las formalidades esenciales de cualquier proceso. Ahora, sí al estar en la vía pública se le encuentra portando droga, entonces sí puede de e ir de acuerdo con las formalidades esenciales de cualquier proceso.

Tirado Gutiérrez comentó que, ahora, sí al estar en la vía pública se le encuentra portando droga, entonces sí puede dar lugar a un delito. Aquí las leyes son muy claras en decirnos que las personas pueden tener acceso o traer consigo drogas hasta un consumo estrictamente personal e inmediato; es la línea tenue que se debe de tomar en cuenta porque si se advierte que el adolescente es fármaco dependiente pues no se va a ejercitar acción penal contra de él.

Pero si tenemos todas las autoridades -el policía, ministerio público, el juez cívico- la obligación de informarle o en los efectos que va a traer consigo la droga en su persona.

Ahora, si la droga excede las cantidades permitidas por la ley, entonces sí se puede ver involucrado en un delito de contra la salud o de narcomenudeo. Si tiene 12 años de edad no puede ser privado de su libertad, ahí sí ya es de 16 años cumplidos, menor de 18 años, una sanción de hasta 5 años.

La magistrada, Tirado Gutiérrez aseveró que, el joven, cuando comete un delito bajo el influjo de una droga, se entiende que lo está haciendo de manera voluntaria, aun cuando le provoque un trastorno mental, y, por tanto, él debe de responder ante la sociedad ese delito que cometió.

Si en la comisión del delito intervinieron sus padres de alguna manera como coautores o instigadores, van a responder los padres, pero por lo que hace la conducta que ellos hicieron. Penalmente cada quien responde por sus propios actos

Resaltó que las niñas, niños y jóvenes tienen que ser escuchados, pero desde su visión, de su lenguaje y de sus vivencias, dejando de verlos desde el “adultocentrismo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s