La Barriada/Martín Aguilar/Nadie sabe lo que tiene

Teniendo todo el poder y a pesar de armar una elección de Estado, donde el gobierno capitalino no se tentó el corazón para poner en práctica cuanto acto de presión tuvo a su alcance para frenar a la alianza Va por México en la CDMX, todo indica que Morena ha sufrido un fuerte descalabro.

Aunque anoche todavía estaban enfrascados en la guerra de cifras, los aliancistas del PRI, PAN y PRD reclamaban, al menos, siete triunfos, basados en conteos rápidos de diversas empresas especializadas que, de comprobarse, habrían quitado cuatro alcaldías más en poder de la 4T.

Oficialmente, los morenos sólo han reconocido haber sido derrotados en Cuajimalpa y Benito Juárez, donde el priista Adrián Rubalcava y el panista Santiago Taboada lograron su reelección sin ningún problema.

Sin embargo, los aliancistas tienen en su poder números que les dan el triunfo en Álvaro Obregón, Coyoacán, La Magdalena Contreras, Miguel Hidalgo y, sorprendentemente, en la alcaldía Cuauhtémoc.

Por supuesto que hasta anoche no eran cifras oficiales, pero en caso de confirmarse, aunque sea parcialmente, este panorama, el tema sería muy delicado para Claudia Sheinbaum, pues significaba una derrota política para sus aspiraciones presidenciales.

El hecho de que el propio Mario Delgado, dirigente nacional de Morena, haya reconocido oficialmente que en Cuajimalpa y Benito Juárez la oposición se reeligió, significa la implícita aceptación de que saben hacer buenos gobiernos.

Además, si se confirma que la 4T perdió alcaldías tan importantes como Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo, por ejemplo, sería un duro golpe en contra del proyecto de transformación que los pejistas han pretendido implementar en la capital.

Eso sin contar que con La Magdalena Contreras y Coyoacán, la oposición tendría en su poder un corredor muy importante al poniente de la ciudad. Ahora que si fuera cierto lo de Cuauhtémoc, pues se haría también del corazón económico de la CDMX.

Todo ello a pesar de que el gobierno utilizó con descaro la entrega de prebendas y programas sociales, y la presión de los cuerpos policiales para presionar a los líderes de oposición para que se abstuvieran de operar el día de la elección.

Los casos más claros se dieron en Coyoacán y Álvaro Obregón, donde elementos de la Policía de Investigación se dieron a la tarea de atender todo el sábado denuncias anónimas contra líderes aliancistas, a los que fueron a intimidar a sus casas.

Además de la pérdida de alcaldías, Morena tendría que afrontar también una merma de varias curules. No sólo locales, lo que dificultará a la jefa de Gobierno la operación política en Donceles, sino los espacios federales que impactarían en la bancada de San Lázaro.

Y eso no le gustaría nada al inquilino de Palacio Nacional.

Hasta parece que el semáforo verde decretado el viernes fue una luz roja para los morenos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s