La Barriada/Martín Aguilar/No tiene la culpa el indio

Tras dar el dictamen la empresa noruega DNS por el colapso de la línea 12, los deudos no estuvieron de acuerdo con dicho dictamen, por lo que acusaron de negligencia al gobierno de la CDMX y buscarán que sea otra empresa que haga un nuevo dictamen, por lo que no es nada nuevo de que se debió a una mala construcción.

Aunque aún faltaría un tercer informe relativo al mantenimiento de la Línea Dorada, que desde hace casi tres años está a cargo de Claudia Sheinbaum, el documento presentado ayer pone en el banquillo de los acusados a Marcelo Ebrard, quien como jefe de Gobierno construyó la obra.

Apenas el 16 de junio, los especialistas noruegos contratados por Claudia para hacer un peritaje independiente sobre la caída de un tren en el tramo Olivos-El Vergel, habían dicho que no se respetaron ni el diseño original ni las especificaciones técnicas.

En su primera inspección observaron la falta de varios pernos, y que los pocos que se habían puesto para sujetar las pesadas trabes habían sido soldados de manera deficiente, sin contar que se utilizaron materiales de construcción de menor calidad en el colado del concreto.

Todo señalaba en ese tiempo a Ebrard y, aunque en el informe de ayer no se menciona a nadie en especial, se confirma que el daño estructural que causó el desplome, fue originado desde su construcción, cuando el canciller era el responsable.

Tras la entrega de los estudios finales, realizados por expertos de 16 países al mando de los noruegos de DNV, sólo falta esperar lo que el Presidente diga hoy en su mañanera, pues fue claro en que sólo él manejaría los alcances de esa información. Aunque todo apunta a su actual secretario de Relaciones Exteriores como responsable, desde ahora se puede dar por descartado que el inquilino de Palacio Nacional vaya a quemar a una de sus fichas más importantes.

Se da como un hecho de que buscarán un chivo expiatorio de baja envergadura, por lo que más de un ingeniero, soldador, electricista o hasta peón de obra debe estar temblando. La jugada de Sheinbaum en este tema fue muy inteligente, pues contrató a expertos internacionales en ingeniería forense, cuyos dictámenes no pudieran ser objetados, a fin de resbalar cualquier responsabilidad que no le tocara, sin que pareciera un ataque a Ebrard.

Ahora la bola está en cancha del canciller, que ha demostrado saber nadar en aguas peligrosas sin ahogarse. Ya ha dicho que él no es constructor, y que las decisiones sobre la obra se tomaron por un panel de expertos, a los que él escuchó. Los reflectores estarán hoy en Palacio Nacional, donde se repetirá que la Línea 12 será reparada sin costo para el pueblo. Y eso está bien, ¿pero quién irá a la cárcel por tantas muertes?

Ya veremos quién es el primero que cae, que por lo que se ve será hasta que esta administración termine, si es que Morena no vuelva a ganar para que se les haga justicia a las víctimas y los verdaderos culpables caigan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s