La Barriada/Martín Aguilar/No todo es miel sobre hojuelas

Luego que el miércoles pasado los 16 alcaldes de la CDMX y la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum se reunieron para realizar el cabildo de seguridad en el Antiguo Ayuntamiento y la fotografía que difundió el gobierno capitalino, tiene mucho que decir.

Sin contar que ninguno de los funcionarios, incluyendo a la propia jefa de Gobierno, portaban cubrebocas ni conservaban la sana distancia, la forma en que se acomodaron dice mucho sobre cómo andan hoy los ánimos políticos.

Para empezar, la alcaldesa de Álvaro Obregón, Lía Limón —una de las críticas más aguerridas de la administración morenista en la capital—, se colocó justo al lado de Sheinbaum, hombro a hombro con la gobernante.

Bueno, no precisamente hombro a hombro, pues Lía debe andar tirándole al 1.80 de estatura, mientras que Claudia con trabajos alcanzará el 1.60. Como quiera le saca más de una cabeza a la mandataria y otro tanto a Martí Batres, secretario de Gobierno, que se coló en la foto.

Llama la atención que rodeando a la jefa de Gobierno se encontraba la mayoría de los alcaldes de la alianza opositora, que lucieron muy sonrientes, mientras que los emanados de Morena —sobre todo los que repiten— salen con cara de palo.

Es obvio que previo a concluir su primera reunión, tras el cambio de gobierno en unas alcaldías, y la ratificación en otras, los actores políticos acordaron salir juntos en la foto para mandar mensajes de unidad y concordia, que están muy lejos de la realidad.

Está claro que la camaradería fue sólo para la foto, pues Claudia no permitió que los alcaldes entrantes tuvieran acceso a los archivos de las administraciones que les tocó asumir.

La mayoría de las nuevas autoridades llegaron a ciegas, sin saber siquiera cuánto tenían en caja y mucho menos si les alcanzaría para cerrar el año.

Además, Sheinbaum les adelantó que, si saben contar, no cuenten con ella para recibir dinero extra, y que se tendrán que rascar con sus propias uñas. Obviamente, esto perjudica a los nuevos alcaldes, pues los que repiten habrán tenido la precaución de guardar algo.

Es importante conservar la fotografía de esta primera reunión del Cabildo de la Ciudad de México, pues conforme avance el calendario electoral seguramente ya no habrá más sonrisas ni poses; incluso a lo mejor ni fotos.

Y, es que las reuniones de Cabildo seguramente tendrán otra dinámica, pues durante la primera parte de esta administración el órgano estuvo copado por gobiernos emanados de Morena, por lo que para Claudia eran auténticos días de campo las reuniones cuando se hacían.

Ahora, con mayoría opositora, la jefa de Gobierno tendrá que acostumbrarse a enfrentar reclamos y, en caso de que no apoye a los alcaldes, seguramente verá rondar sobre su cabeza algunos nubarrones, que se podrían transformar en tormenta rumbo a 2024.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s