Debanhi fue asesinada y sufrió violencia sexual antes de morir: revela segunda autopsia

Cdmx, mayo 12 de 2022.

Pedro Moreno

El diagnóstico forense practicado al cuerpo de Debanhi Susana Escobar Bazaldúa a solicitud de su familia, revela que ella fue asesinada y sufrió violencia sexual, reportó el diario EL PAIS.

Este dictamen, que reviso la primera necropsia oficial, descarta la versión de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Nuevo León que, en su momento, determinó como causa de la muerte una contusión cerebral y que la jóven de 18 años años de edad había caído sola a la cisterna del motel Nueva Castilla, dónde fue hallada muerta.

Este estudio indica que efectivamente Debanhi fue golpeada varias veces con un “agente contundente” en la cabeza y que murió antes de llegar a la cisterna. Textualmente señala: “Se trata de una muerte violenta homicida. Y el cuerpo sin vida presentó “huellas de una relación sexual violenta”.

Por su parte, la Fiscalía de Nuevo León ya íntegro está información en la carpeta de investigación, a pesar de que los detalles sobre su muerte no habían sido dados a conocer hasta ahora.

Ante las inconsistencias y errores en la investigación y que provocaron que dos altos funcionarios de la Fiscalía fueran cesados, Mario Escobar, padre de Debanhi, con fecha 25 del pasado mes de abril, solicitó una segunda autopsia y posteriormente la entregó a las autoridades; documento al que tuvo acceso el diario EL PAÍS y quien se encargó de difundirlo.

Este segundo informe forense que analizó las imágenes de la exploración médica del cadáver, así como las pruebas diagnósticas y conclusiones, indica que el cuerpo de Debanhi Escobar presentaba signos de violencia sexual, lo cual no mencionó ni analizó la primera autopsia.

La Fiscalía tampoco lo informó, no obstante de que, desde el 2 de mayo, cuenta con el informe independiente, solicitado por la familia Escobar, cuyo documento puntualiza: "El cuerpo presenta huellas de una relación sexual vaginal, violenta y reciente”. “Esto se deduce por haber encontrado equimosis violáceas y hematomas en la zona exterior de los genitales".

El Médico Forense que práctico esta segunda autopsia, concluye que Debanhi
falleció antes de que su cuerpo fuera introducido o arrojado al tanque de agua (no valora cómo llegó ahí).

Sin embargo, solo coincide con la primera necropsia que señala como la causa de la muerte, profundos golpes en la cabeza. Lo que significa una “hemorragia intracraneal que provocó un choque neurogénico (daño al sistema nervioso) y este, a su vez, un paro respiratorio”.

Destaca que la lesión más grave, que le provocó la muerte, fue un duro impacto en la región frontal derecha del cráneo.

Pero la segunda autopsia va más allá, toda vez que Debanhi presentaba más lesiones en la cabeza y no solo una, como lo decía la conclusión de la primera autopsia que se hizo pública.

Este segundo diagnóstico reveló: "Equimosis violáceas en ambos lados de la región frontal del cráneo, en párpados derechos e izquierdos, en el lado izquierdo de la nariz, en ambos labios, arriba de la oreja derecha y la región retroauricular derecha”.

Así mismo, y sobre la forma en que murió Debanhi, el Forense describió: “Las contusiones craneofaciales son de origen externo al cuerpo y por ser intensas, repetidas (en varias ocasiones) y con diferentes ángulos de impacto, se deduce que fueron causadas por otra persona y que se trata de una muerte violenta homicida”.

Igualmente, detalló que debió ser con un “agente mecánico contundente”, es decir, no fue golpeada con un arma filosa.

También explicó que la estudiante de la Universidad de Nuevo León, no murió ahogada. La cisterna contaba con una profundidad de agua de 90 centímetros, según mencionaron las autoridades en una rueda de prensa.

Sin embargo, el Médico Forense señala en el segundo dictamen, que Debanhi debió estar en una línea de flotación, boca abajo, pues la parte posterior de su cuerpo se muestra “obscura y deshidratada”, con respecto al análisis de la parte frontal, que se encuentra “reblandecida” por el agua. Pero no se encontró “líquido en el interior de la tráquea y de los bronquios”, por lo que
descarta la muerte por ahogamiento. Y destaca: “Ya se encontraba sin vida al momento de entrar al agua del lugar donde fue encontrado el cuerpo”.

Además, tampoco se observan lesiones en el cuello, carótidas, ni en el hueso hioides, por lo que también descarta la muerte por asfixia o estrangulamiento. Ni se aprecia obstrucción de orificios respiratorios, ni de las vías aéreas, ni de “compresión toracoabdominal, ni de enterramiento, ni de confinamiento”, por tanto, descarta también la asfixia por sofocación.

Una prueba forense más de que no se cayó, es que no tenía ninguna fractura ni otras lesiones, además de las de la cabeza, según las radiografías que le hicieron al cadáver; aún cuando si se observa la fractura de una uña —de acrílico color naranja— “en forma transversal al nivel de su parte media”.

Además, Debanhi se encontraba descalza, con calcetines, y con el torso parcialmente desnudo.

El dictamen también indica: “Presenta blusa blanca sin mangas, deslizada hacia el cuello por fuera de la extremidad superior derecha y por el lado izquierdo, deslizada hasta la axila izquierda por dentro de la extremidad superior izquierda”.

Por su parte, Mario Escobar denunció públicamente la hipótesis del accidente que presentaron las autoridades poco después del hallazgo del cuerpo sin vida de su hija; pero no ha dejado de insistir públicamente que su hija fue “asesinada”.

El caso de Debanhi Susana, de María Fernanda Contreras y de Yolanda Martínez, sumados a las 57 mujeres que desaparecieron en lo que va de este año y que aún no han localizado; han causado una profunda crisis y sobre todo temor entre los habitantes del Estado de Nuevo León; independientemente de un clima de indignación nacional, por la desaparición
de 1,799, de acuerdo con el Registro Nacional de Búsqueda.

La Fiscalía de Justicia de Nuevo León no ha dado a conocer más detalles sobre las últimas horas de Debanhi, no obstante que, desde hace aproximadamente dos semanas, cuenta con el resultado de la segunda necropsia, en la que contundentemente se puntualiza que Debanhi fue asesinada, sufrió abuso sexual y fue golpeada varias veces antes de llegar a la cisterna.

Además de que está semana, a solicitud de Mario Escobar, han inspeccionado dos veces la habitación 174 del Motel Nueva Castilla, a fin de encontrar rastros de ADN de la joven, sin que, hasta el momento, hallan proporcionado más información al respecto

De la misma manera y a pesar de que ya va más de un mes de lo sucedido, aún no hay un solo detenido, por lo que el caso de Debanhi, como el de otras miles de mujeres más en todo el país, se perfila al abismo de impunidad que impera en México, donde el 95% de estos casos no se resuelven.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s