Para la compra de alimentos las familias mexicanas destinan el 90% de sus gastos: Anpec

Rebeca Marín

El 90% del ingreso familiar se destina sólo a la compra de alimentos, siendo los productos lácteos, el pan, el huevo, tortilla, aceite y cárnicos, los que han registrado las alzas de precio más pronunciadas este año.

El dirigente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), Cuauhtémoc Rivera, ejemplificó con el caso del huevo, que a principios de año costaba alrededor de 37 pesos el kilo, pero ahora llega hasta 55, lo que significa un aumento promedio de 20 pesos sólo en lo que va de 2022.

Otro caso es la leche regular entera que cuesta alrededor de 25 a 26 pesos, cuando al inicio de la pandemia se vendía entre 15 o 16 pesos el litro, indicó Rivera al señalar que en términos generales la canasta básica observa un incremento de 32 por ciento en los últimos cuatro años, y sólo en 2022 aumentó alrededor del 8 por ciento, que va de acuerdo con el incremento inflacionario.

Cuauhtémoc Rivera señaló que esta situación ha impactado las ventas de las tienditas de abarrotes, por lo que ahora los proveedores han ampliado los plazos de crédito de una semana a dos e incluso tres, “no creo que por buena voluntad, sino porque la realidad social se está imponiendo a todos y si no nos ponemos de acuerdo para mover los productos en el mercado, perdemos todos”.

Al señalar que el consumo de la población tras la pandemia ha caído en alrededor del 30 por ciento, el presidente de la Anpec indicó que el ingreso de las familias se orienta cada vez más a la compra de alimentos.

“Se estima que la población de más escasos recursos destina 90 centavos de cada peso únicamente a la compra de alimentos, pero si consideramos que la clase media se ha ido empobreciendo, ahora son más segmentos de la población los que destinan mayor parte de su ingreso para comprar comida”, explicó.

El estudio estadístico “Cuantificando la Clase Media 2010-2020”, publicado por el INEGI en noviembre de 2021, detalla que 6.2 millones de mexicanos dejaron de pertenecer a la clase media, entre 2018-2020, mientras que la población en nivel socioeconómico bajo se incrementó en más de 8.7 millones de personas en ese mismo lapso.

“Lo que las familias deben tomar en cuenta es cuánto de su ingreso lo están destinando nada más para comer, y estamos hablando de la base social, mientras que mucha gente de la clase media que usaba el crédito para adquirir tenis u otras cosas, ahora lo está utilizando para la despensa y comida”, explicó.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s