La Barriada/Martín Aguilar/Hasta el hilo más delgado se rompe

El Presidente Andrés Manuel López Obrador anda de fiesta por la división creada al interior de la Alianza Va Por México.

Los constantes ataques en contra del presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno, surtieron efecto.

De pronto, la diputada federal del tricolor Yolanda de la Torre propuso ampliar cuatro años la permanencia del Ejército en las calles.

La iniciativa prendió los focos rojos al interior del PAN y PRD en la Cámara de Diputados, en el Senado y en las dirigencias nacionales de los partidos.

Marko Cortés, dirigente del PAN, advirtió que si el PRI no retira dicha iniciativa está en riesgo la viabilidad de Va Por México.

En similar sintonía el presidente del PRD, Jesús Zambrano anunció que su bancada votará en contra de la propuesta, puesto que pondría en riesgo la coalición.

Miguel Ángel Osorio Chong, líder de la bancada priista en el Senado, anunció que frenará la iniciativa propuesta por su partido en San Lázaro.

Incluso, planteó la urgente necesidad de mantener la alianza para ganarle a Morena en 2024.

Paradójicamente, este cambio de actitud del PRI en la Cámara Baja tuvo sus efectos en Campeche, donde la gobernadora Layda Sansores dijo que ya no hablaría más de Alito.

¿Qué sucedió en estos días? ¿Quién pactó con quién? ¿Qué negociaron y a cambio de qué? Esas son las dudas quedan en el aire.

En una actitud demasiado evidente, el Presidente López Obrador, festejó: “Si el PRI quiere ayudar, haría muy bien y que se deslinde ya”.

De manera directa, el mandatario recomendó al tricolor deslindarse “del conservadurismo, de lo rancio”.

“Cualquier partido lo que busca es salir adelante, y si les está yendo mal, pues sólo que sean masoquistas, o sea, ¿qué hacen? Si por eso existen los divorcios”, expresó.

¿No aguantó la presión Alito? Dijo que se moriría en la raya. ¿Qué sucedió entonces? ¿Quién doblegó a los priistas en San Lázaro?

Al interior de Va Por México, saben que, si van solos en 2024, difícilmente vencerán a Morena en 2024. La apuesta del partido en el poder es dinamitar cualquier acuerdo entre la oposición.

Hay que recordar que en la ruta 2024, están primero las elecciones del Estado de México y de Coahuila, donde el PRI, lleva mano.

El hecho es que por lo pronto la Alianza Va Por México, corre peligro. No es ni será la primera vez que enfrente una difícil situación. El camino será difícil, pero si lo logran, alcanzarán la victoria.

Por lo pronto, las iniciativas del Presidente para que la Guardia Nacional sea administrada por el Ejército, no tendrán un día de campo en el Senado. Su aprobación se torna difícil.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s