La Barriada/Martín Aguilar/Entre el azul y blanco

A la vieja usanza de los, que vuelven a ser moda—, el diputado panista Christian von Roehrich es el nuevo blanco de la fiscal Ernestina Godoy, para que no pueda sostenerse como presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de la CDMX.

Las principales fuerzas políticas cada año se ocupan de la presidencia de la Mesa Directiva y de la Jucopo; el priista Ernesto Alarcón presidió la junta el primer año, mientras que el moreno Héctor Díaz-Polanco, la mesa.

Ahora, el priista Manuel Zamorano, militar retirado, dirigirá los trabajos en el pleno, mientras que el panista Von Roehrich lo hará en la junta, lo cual le revuelve el estómago a Claudia Sheinbaum.

Aunque la ley es clara de que sólo los coordinadores de fracción pueden presidir el máximo órgano del Legislativo, y por eso el PAN propuso a su líder y los partidos lo apoyaron, la jefa de Gobierno no lo digiere.

Y es que Christian encabeza a los enemigos de la 4T en la capital, por lo que no es bien visto en el Antiguo Ayuntamiento, pero, como no hay nada que impida legalmente su designación, le pidieron a Ernestina entrar a escena.

No es nuevo que el líder de la bancada panista sea relacionado con el llamado cártel inmobiliario de Benito Juárez, donde fue jefe delegacional antes de que pasara a ser alcaldía.

No ha sido el único mencionado, pero los panistas dicen estar tranquilos ante los señalamientos y que no hay manera de que los relacionen con empresarios que torcieron la ley para construir desarrollos inmobiliarios irregulares.

No creen que algún desarrollador se atreviera a afirmar lo contrario porque, en todo caso, sería aceptar que incurrieron en un acto ilícito. En esa parte, tanto Von Roehrich como su jefe político, Jorge Romero, están tranquilos.

Pero el asunto es que al líder de la bancada capitalina le tienen bien rastreadas sus operaciones financieras y que, en breve, le judicializan la respectiva carpeta, por lo que tendrá que ocuparse de su defensa legal.

Si le inician un procedimiento, los morenos cargaron contra él para que abandone la Jucopo y sea sustituido, en el mejor de los casos, por Ricardo Rubio, el vicecoordinador de su grupo.

El asunto puede ser más delicado de lo que parece, pues, a diferencia de Romero —quien es diputado federal y lo protege el fuero— Christian es legislador local y, según la Constitución Política de la CDMX, los diputados locales no tienen fuero ante delitos del fuero común.

O sea que, además de perder la presidencia de la Junta, el ex jefe delegacional en Benito Juárez estaría en riesgo de ir incluso al reclusorio mientras se desahoga su juicio, pues hay que recordar que aún está vigente la prisión preventiva oficiosa.

Si bien es cierto que el gobierno de la 4T amenaza a sus enemigos con usar a la fiscal carnala, también lo es que muchos en la oposición tienen cola que les pisen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s