La Barriada/Martín Aguilar/No hay peor lucha que la que no se hace

Es evidente que los últimos acontecimientos políticos tienen en jaque al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La estrategia de mantenerse todo el tiempo en campaña, tiene qué ver con su obsesión por conservar el poder más allá de 2024.

El obstáculo mayor que enfrentará el Presidente y u partido antes de esa fecha, será la elección del Estado de México.

Se trata de una de sus mayores preocupaciones, debido a que la entidad es clave en la viabilidad de su proyecto transexenal.

Inició con el uso faccioso de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) –encabezada por Pablo Gómez- en contra del ex presidente Enrique Peña Nieto.

Al anunciar una investigación contra el ex mandatario, el mensaje es para que no intervenga en el proceso de elección en la entidad mexiquense.

Por un lado, por el otro, López Obrador decidió adelantar la candidatura de Delfina Gómez, con encuestas de las que no se conocieron detalles.

¿Por qué lo hizo? Porque Higinio Martínez, el jefe político de Delfina, estaba a punto de apoderarse de la candidatura.

El enojo de Higinio fue mayúsculo, cuando fracasó en presidir la Mesa Directiva del Senado. Lo abandonaron sus compañeros, al apoyar a Alejandro Armenta.

Dichas acciones acarrearon pronto consecuencias esta semana para las aspiraciones de Delfina Gómez.

Martínez apareció en primera fila durante el informe del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, de quién recibió un fuerte apretón de manos.

Con esa acción el mensaje que envió Martínez hacia afuera es que no apoyará a Delfina, lo que será de enorme valía para el PRI en la entidad.

Contra viento y marea por la fractura en Va Por Méxicoa nivel nacional, lo que se vio en el informe de Del Mazo, fue unidad priista, aún con la asistencia de Alito Moreno.

La presencia de cinco ex gobernadores del tricolor en la cuna del clan Atlacomulco, fue leída como un cierre de filas y el reforzamiento de la candidatura priista de una mujer frente a la de Morena.

Esto en medio de una danza de encuestas, cuyo mensaje es claro: unida la oposición con el PRI, derrotaría a Morena.

Ese es el temor de López Obrador. Al perder su candidata por segunda ocasión el Estado de México, estaría en riesgo su cuarta transformación en 2024.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s