Aseguran a la banda del “Diamante Negro” por robo de transporte de carga

La Secretaría de Seguridad Ciudadana desarticuló una célula dedicada al robo de transporte de carga denominada Los Diamantes.

Durante la presentación del informe de incidencia delictiva, el Secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, dio a conocer que ese grupo operaba en la Ciudad de México y en los estados vecinos de Morelos, Querétaro, Puebla e Hidalgo.

“Entre las detenciones más relevantes que se han efectuado últimamente, encontramos las acciones operativas llevadas a cabo ayer (miércoles) y el día de hoy (jueves), mismas que estuvieron enfocadas en neutralizar las actividades de una célula delictiva dedicada al robo a transporte de carga con violencia”.

El funcionario detalló que el robo al transporte de carga genera afectaciones económicas relevantes al sector empresarial, con un gran costo colateral que se refleja en la pérdida de mercado, paros en las líneas de producción, retraso en la entrega de productos finales, pérdida de empleos de varios que trabajan en estas empresas y multas por parte de los clientes.

“Es por ello que después de varias denuncias nos dimos a la tarea de reforzar los mecanismos de coordinación, inteligencia e investigación de este tipo de delito. Es así que, derivado de los trabajos de investigación por una denuncia recibida en la Secretaría de Seguridad Ciudadana, se logró identificar a la célula criminal que se autodenombraban “Los Diamantes”, cuyo nombre hace alusión a su líder Mario Francisco “N”, alias “El Diamante Negro”, así se hacía llamar él”.

García Harfuch detalló que la célula está vinculada con al menos tres eventos acontecidos en los últimos meses en municipios del Estado de México, el primero se trató del robo de 25 toneladas de carne en Tlalmanalco; el segundo, el robo mercancía de origen chino valuada en varios millones de pesos, ejecutado Tepotzotlán y, el tercero, fue el hurto de tres tráileres con cargamentos de hilos, cometido en Cuautitlán.

El modus operandi de esa banda iniciaba con el ingreso de sus integrantes como empleados de las empresas, durante dos o tres meses antes de perpetrar los robos, situación que les facilitaba obtener información de la logística del traslado de la mercancía, y conocer a detalle la llegada y salida de los cargamentos de alto valor monetario; además, cooptaban al personal de seguridad privada encargado del resguardo, quienes, a cambio de dinero, permitían que los robos se llevaran a cabo con total facilidad.

El titular de la SSC mencionó que los robos se efectuaban en tramos carreteros despoblados en la Ciudad de México, Estado de México, Morelos, Querétaro, Puebla e Hidalgo, donde con mucha violencia y armas de fuego de grueso calibre, detenían a las unidades de carga, sometiendo y despojando de sus pertenencias a los operadores.

Para el traslado de la mercancía robada, valuada en su mayoría en millones de pesos, la célula criminal usaba tractocamiones propiedad del líder de esta célula, de Mario Francisco “N”, los cuales forman parte de la empresa de logística y maniobra de nombre “Vishion”, misma que era utilizada como fachada para sus actividades delictivas. Posteriormente, con ayuda de aparatos electrónicos conocidos como “inhibidores”, los cuales evitan el funcionamiento de los GPS, las cajas de los tractocamiones con la mercancía robada eran trasladadas a bodegas ubicadas en las alcaldías Iztapalapa y Azcapotzalco en la Ciudad de México y una más ubicada en Jiutepec, Morelos”.

Después Mario Francisco “N”, con ayuda de sus colaboradores, ofrecía lo robado en grandes y pequeñas escalas a empresarios de su confianza, quienes por un pago muy por debajo de su valor, adquirían la totalidad de la mercancía robada, la cual les era entregada principalmente en la bodega de Morelos.

Su detención se logró gracias a trabajos de gabinete y campo en coordinación con la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, así como con la Fiscalía General de Justicia del Estado de México.

Las autoridades obtuvieron 10 órdenes de cateo, relacionadas con inmuebles ubicados en Iztapalapa, Azcapotzalco, Gustavo A. Madero y Coyoacán en la Ciudad de México, así como en Nezahualcóyotl y Jiutepec, en el Estado de México y Morelos, respectivamente, mismas que una vez cumplimentadas, culminaron en la detención de 10 integrantes de esta célula delictiva, entre ellos, su líder Mario Francisco “N”.

“Adicionalmente, se logró el aseguramiento de 07 inmuebles, droga, armas largas, armas de fuego cortas, cartuchos, mercancía cuya legal procedencia no pudo ser acreditada, como bloques de hilo, bobinas de hilo de fibra de vidrio textil, etc., montacargas, camiones, inhibidores de señales”.

El Jefe policiaco comentó que tres de los detenidos cuentan con una orden de aprehensión por el delito de asociación delictuosa, misma que fue otorgada por autoridades jurisdiccionales de la Ciudad de México, al haberse acreditado mediante actos de investigación, la participación de los presuntos responsables en la comisión de dicho.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s