La Barriada/Martín Aguilar/Divide y vencerás

Aunque no era secreto que la fracción del PRD le había bajado un diputado al PRI en Donceles, lo que en su momento desató la furia tanto del dirigente local tricolor, Israel Betanzos, como del exlegislador local Armando Tonatiuh González, ayer se oficializó el chapulinazo.

El propio Carlos Fernández Tinoco anunció que, oficialmente se sumaba a la bancada perredista del Congreso de la Ciudad de México.

Cuando el 20 de septiembre pasado los priistas intuyeron del movimiento, en un principio se le fueron encima a la dirigencia local del PRD, pero comprobaron que se había tratado de un asunto de su bancada.

Si bien decidieron continuar las pláticas aliancistas con Nora Arias, presidenta de los amarillos, juraron que romperían lanzas con Víctor Hugo Lobo y Jorge Gaviño, coordinador y vicecoordinador del sol azteca en el Congreso de la CDMX.

Se quejaron de que no se valía que entre aliados se dieran esa clase de traiciones, y que tarde o temprano se la cobrarían a los dos legisladores cuando se presentara el momento de definir las candidaturas.

En esa ocasión, los perredistas se defendieron argumentando que fue el propio Fernández Tinoco quien se acercó, pues decía que, tanto Tonatiuh como Betanzos se quedan con las participaciones —la lana— que, como integrante de la bancada tricolor, le correspondían.

Además, argumentaron que al recibir en su seno al ahora expriista evitaron que se fuera a Morena, pues los diputados de ese grupo parlamentario ya lo habían buscado, por lo que era mejor tenerlo del lado opositor que con la bancada del oficialismo.

Y quizás al final tuvieron razón, pues ayer salió a la luz la declaración del secretario de Gobernación, Adán Augusto López, en el sentido de que pactó un acuerdo de largo alcance con el líder Alejandro Alito Moreno, para que el PRI sea aliado de Morena.

Esta declaración, junto con la del líder nacional perredista, Jesús Zambrano, de que la alianza para 2024 estaba muerta, tentativamente les da la razón a Lobo y a Gaviño, pues en la capital los priistas tampoco irán con la oposición.

Primero, porque la mayoría de ellos, o sus familiares, tienen pendientes varias carpetas judiciales, lo que les impide enfrentarse al gobierno. Y segundo, porque el emblema de ese partido prácticamente le pertenece a Alito, quien tendría que firmar la alianza, cosa que no será.

Aunque el hecho de que ahora se coordine con el PRD no garantiza nada, pues en ese partido también están partidos, por lo que a estas alturas ya no se sabe para dónde jalarán los amarillos, ya que algunos han tenido encuentros cercanos con la 4T.

Como quiera que sea, esto comprueba que eso de la probable alianza opositora, como la habían concebido durante años, está bien muerta.

Por eso no está mal que el PAN haya decidido adelantar el destape de Santiago Taboada como su abanderado para disputar la CDMX en 2024, pues los demás partidos no tienen palabra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s