La Barriada/Martín Aguilar/La Unión hace la fuerza

Luego de la poderosa concentración desbordó Paseo de la Reforma desde la Estela de Luz hasta el Monumento a la Revolución este domingo pasado.

Pero el secretario de gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres sólo alcanzó a ver 12 mil manifestantes en defensa del Instituto Nacional Electoral (INE).

La retaguardia aún no cruzaba la Avenida Insurgentes y se encontró de frente con los asistentes que se habían retirado del Monumento a la Revolución.

Guillermo Valdés Castellanos, experto en contabilizar movilizaciones durante su paso por la dirección de Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) publicó datos reveladores.

El actual director de la Consultora GEA explicó su metodología para deducir que los asistentes a la movilización en defensa de la democracia, estuvo cercana a los 700 mil participantes.

“Entre la Glorieta de la Diana al Monumento a la Revolución son 4 kilómetros. Cuatro mil metros lineales. El ancho de los carriles de Reforma más las banquetas son alrededor de 40 metros.

“Si multiplicamos 4 mil por 40 son 160 mil metros cuadrados. Si estimamos cuatro gentes por metro cuadrado tendremos 640 mil marchantes”, concluyó Valdés Castellanos.

Pero lo cierto es que la concentración partió desde la Estela de Luz, donde se dieron cita diversos contingentes, lo que daría la cifra aproximada a 700 mil asistentes a la marcha de este domingo.

La nutrida movilización fue observada en las redes sociales que difundieron profusamente videos tomados desde las alturas de Paseo de la Reforma.

Pero, además, eso sólo si se toma en cuenta la Ciudad de México, porque se registraron protestas en prácticamente todas las entidades de la República.

Durante su discurso, José Woldenberg refirió la larga lucha para alcanzar un organismo autónomo por él presidido desde su fundación: el Instituto Federal Electoral (IFE).

Recordó que entre 1977 y 2014 se concretaron ocho reformas electorales, que dieron como resultado autoridades y tribunales autónomos.

A raíz de esas reformas, en casi 200 años de vida independiente, México no había logrado la alternancia constitucional pacífica del poder presidencial.

“México no puede volver a una institución electoral alineada con el gobierno, incapaz de garantizar la necesaria imparcialidad en todo el proceso electoral.

“Nuestro país no merece regresar al pasado porque lo construido permite elecciones auténticas, piedra angular de todo sistema democrático”, arengó Woldenberg.

El estremecedor discurso cimbró la explanada del Monumento a la Revolución.

Su eco llegó a lo largo y ancho de la movilización para estallarle en la cara al gobierno a través de las “benditas” redes sociales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s