El rechazo al maíz transgénico es un asunto de salud: AMLO

Rebeca Marín

Tras la conversación que sostuvo el lunes en Palacio Nacional con el secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, el presidente Andrés Manuel López Obrador refrendó su negativa a importar maíz transgénico para consumo humano, lo cual expuso al funcionario estadounidense.

No obstante, el mandatario aclaró que la postura de su gobierno no es cerrada ni dogmática, sino una cuestión de salud.

Informó que ofreció a Estados Unidos ampliar a dos años el plazo límite para suspender las compras de maíz amarillo, destinado a forraje, para que en ese periodo ambos gobiernos revisen el contenido del producto y determinen su impacto en la salud.

Un decreto presidencial de 2020 fijó a enero de 2024 como fecha límite para suspender las importaciones de maíz transgénico, lo cual detonó la inconformidad de Estados Unidos.

Consultado en su conferencia de ayer sobre el amago del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) de recurrir a los mecanismos del tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) si no hay alternativa a la anunciada prohibición de importaciones, López Obrador confió en llegar a acuerdos, pero abrió la posibilidad de que las diferencias lleven a paneles de solución de controversias, establecidos en el pacto trilateral.

“Si no se llega a ese acuerdo, pues hay paneles. Y no alarmarnos, que se acuda a un tribunal y que decidan. Pero nosotros no podemos ceder en esa solicitud”, subrayó.

El titular del Poder Ejecutivo se pronunció por dar preferencia a la salud de los mexicanos sobre lo mercantil y la producción. Además, ponderó que en el país “somos autosuficientes en maíz blanco y no vamos a permitir la importación de maíz amarillo para consumo humano, se ha hecho para forraje. Y en ese caso se plantea que también tengamos un plazo para revisar el contenido de ese maíz amarillo, si no es dañino para la salud, aun cuando se use como pienso”.

Propuso que el análisis se haga en conjunto entre la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

También, apuntó, “se decía que no íbamos ya a permitir la importación de maíz amarillo para forraje. Entonces le aclaramos que sí, que ese no es el tema, que el punto es que ese maíz esté sujeto a un permiso anual de la Cofepris y que lo podemos ampliar”.

Pese a que el USDA expresó en un comunicado las “profundas preocupaciones” de la Casa Blanca y los productores de ese país, el tabasqueño destacó que el funcionario estadunidense “es una gente consciente, nos entendió”.

Agradeció que Vilsack fuera a Palacio Nacional para escuchar la posición del gobierno mexicano y que lo hizo “sin prepotencia, como lo ha planteado siempre el presidente (Joe) Biden, con un pie de igualdad, de respeto. Y que está el tratado y hay mecanismos en el caso de que exista una controversia para que se resuelva. Y si podemos llegar a un acuerdo sin necesidad de ir a la controversia, mejor”.

Más tarde, al salir de una reunión con el mandatario, la secretaria de Economía, Raquel Buenrostro, informó que hoy viajará al país vecino con la intención de “desahogar” dos bloques de los cuatro en los que se abordan las consultas solicitadas por Washington y por Canadá, en reclamo de supuestas violaciones a T-MEC en materia energética. Con ello, sostuvo, se busca evitar llegar a un panel para dirimir las diferencias.

Por otro lado, el presidente anunció que el 14 de diciembre viajará a Lima, Perú, para participar en la suspendida Cumbre de la Alianza del Pacífico que se celebraría en México hace unos días y se vio suspendida debido a que el Congreso peruano impidió la salida a un viaje internacional del mandatario de esa nación, Pedro Castillo.

Durante la mañanera de este miércoles, el titular del Ejecutivo mexicano detalló que se llegó a ese acuerdo luego que antier el presidente de Chile, Gabriel Boric, recibiera en Santiago a su homólogo peruano para dialogar, entre otras cosas, de la fórmula para retomar los trabajos de la Alianza y con ello México pueda pasar la estafeta a Perú de la presidencia pro témpore.

“Quiero decirles que es muy probable que viaje yo a Perú, el 14 de diciembre. Para la reunión de la Alianza del Pacífico. Nos reuniríamos en Perú el presidente de Chile, no sé si ya se invitó al de Colombia (Gustavo Petro), Pedro Castillo, presidente de Perú y (Guillermo) Lasso de Ecuador”.

López Obrador planteó que así realizará un nuevo viaje internacional, debido a que es necesario cumplir con el traspaso de la presidencia pro témpore a Castillo.

Explicó que se llegó al acuerdo luego que los mandatarios chileno y peruano dialogaran al respecto. “Antier trataron el tema, yo les pedí a Boric que consultara a Castillo, y ya me hablaron para decirme que si estaba yo de acuerdo que la reunión se llevara a cabo el día 14, respondí que sí. Vamos a ir”.

La intermediación de Boric se da luego que la semana pasada visitó México y durante su encuentro con su par mexicano le informó que pretendía negociar con Castillo para poder recuperar los trabajos de la Alianza.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s