Recesión en EU puede pegarle a México en el intercambio comercial

Rebeca Marín

Las exportaciones mexicanas se desaceleraron durante noviembre, principalmente por un menor dinamismo en las manufacturas y un descenso en las ventas externas petroleras, de acuerdo con cifras divulgadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En cifras oportunas de la balanza comercial reveladas por la institución, las exportaciones crecieron 7.6 por ciento anual en noviembre, su dato más débil en 10 meses, según cifras desestacionalizadas.

Los envíos al exterior venían creciendo a doble dígito; sin embargo, en el penúltimo mes del año se rompió esa racha, señal de un enfriamiento en la demanda por parte del extranjero.

Las exportaciones cayeron 1.5 por ciento respecto a octubre y ligaron dos meses con contracciones, algo que no sucedía desde diciembre de 2021 y enero de 2022.

Marcos Arias, analista económico de Monex, destacó que los datos son la evidencia más firme del cambio de tendencia para la economía mexicana luego de tres trimestres de dinamismo.

“Las exportaciones cayeron 1.50 por ciento mensual y las importaciones en 4.55 por ciento, enmarcando un periodo de debilidad incluso más acentuada que cuando se dieron las disrupciones por la propagación de la variante ómicron del COVID-19 a nivel mundial”, describió Arias.

En el caso de las exportaciones manufactureras se dio un crecimiento de 9.4 por ciento anual, su menor avance desde enero de este año.

Mientras que en su comparación mensual retrocedieron 0.9 por ciento, con lo que sumaron dos meses con números negativos, similar a lo observado entre marzo y abril de este año.

Para las exportaciones petroleras, el Inegi reportó en noviembre una caída anual de 10.7 por ciento, su primera baja desde enero del 2021, y respecto a octubre se hundieron 12.2 por ciento y ligaron dos meses con caídas. De los últimos cinco meses, en cuatro ha mostrado contracciones a tasa mensual.

“La contracción de las exportaciones petroleras estuvo explicada por el precio del petróleo, pues el precio de la Mezcla mexicana de exportación se contrajo 10.59 por ciento en noviembre”, de acuerdo con Banco Base.

Al cierre de noviembre pasado, la mezcla mexicana cotizó en 72.77 dólares por barril y hasta el 22 de diciembre se valoraba en 66.62 dólares.

La debilidad en los datos va en línea con las expectativas de una recesión en Estados Unidos, país al que se dirigen cerca del 83 por ciento de las exportaciones mexicanas.

“La señal más definitiva de recesión comienza en el horizonte de 10 meses, correspondiente a septiembre de 2023″, de acuerdo con un análisis de Bloomberg Economics.

Las importaciones también mandaron señales de enfriamiento y anotaron un alza anual de 7.4 por ciento, lo que marca la interrupción de una racha de 20 meses con crecimiento a doble dígito.

En su comparación mensual, las compras al exterior cayeron 4.55 por ciento y ligaron cinco meses con descensos, su racha más prolongada desde agosto del 2008 a mayo del 2009, cuando fueron 10 caídas al hilo, en medio de la crisis financiera de Estados Unidos.

En el desglose de las importaciones, las petroleras retrocedieron 0.5 por ciento anual, su primera baja desde marzo pasado. Respecto a octubre, el descenso fue de 13.0 por ciento y sumaron cinco meses con datos negativos por primera vez desde inicios de 2016.

“Las importaciones de bienes de consumo acumularon cinco meses de contracciones, igual que las importaciones de uso intermedio (a tasa mensual), lo que es reflejo de una moderación de la demanda para consumo y producción, pero también de los precios de algunos bienes, principalmente energéticos”, destacó Banco Base.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s