Con el año nuevo en puerta, se encarecerán más los productos

Rebeca Marín

El inicio de 2023 será “complicado” para las familias mexicanas, pues se prevé un encarecimiento de productos y servicios como consecuencia del aumento del salario mínimo, de las pensiones, de más días de vacaciones, así como ajustes al impuesto de consumo de combustibles.

Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), comentó a La Jornada que indudablemente el incremento del 20 por ciento al minisalario a partir del primero de enero, la mayor aportación para la pensión de los trabajadores y el elevado costo del dinero pues la tasa de interés del Banco de México (BdeM) se ubica en 10.5 por ciento, “va a elevar el costo de los procesos productivos”.

Ante esto algunas pequeñas y medianas empresas ya han comunicado a sus clientes que no pueden seguir absorbiendo la totalidad de los costos y comenzarán a trasladarlos a los precios de servicios o productos que ofrecen.

Homero López García, presidente del Consejo Nacional de la Tortilla, adelantó que en enero el precio de este alimento de maíz se ubicará en promedio entre 26 y 28 pesos el kilo en todo el país, pero puede llegar hasta 30 pesos en el primer semestre.

Rivera señaló que a los factores internos, se suma la eventual recesión económica de Estados Unidos y la guerra en Ucrania. Comentó que esta coyuntura “determinará el que este 2023 tenga un arranque complicado, una cuesta de enero que se convertirá en pendiente”.

Recordó que en la primera quincena de diciembre la inflación general a tasa anual fue de 7.77 por ciento, dato que mostró un repunte. “La inflación alimentaria sigue incrementando el precio de los alimentos de la canasta básica, impidiendo así que el Paquete contra la inflación y la carestía logre su cometido de controlar o atemperar los precios de 24 productos.

“Toda la fotografía completa nos da para poder pronosticar que ciertamente este 2023 va a ser un año complicado.”

Insistió que la economía mexicana aún sentirá el flagelo de la inflación con el incremento de precios de los alimentos, el costo de los servicios y energéticos.

“Será un año todavía complicado para la inflación, si bien podríamos comenzar a ver un punto de inflexión, porque ya bajó de 8 por ciento, sin embargo, hubo un pequeño repunte del 7.7 en el último dato, la inflación sigue asociada a un tema global”, dijo Humberto Calzada Díaz, economista en Jefe de Rankia Latinoamérica.

Pese a ello comentó que no prevén que los cambios laborales, la actualización del IEPS a combustibles y otros productos pesen en el tema inflacionario, porque este obedece a factores externos.

Explicó que se prevé un descenso de la inflación al cierre del otro año, pero aún estará lejos de la meta del banco central mexicano que es 3 por ciento, con un intervalo de un punto porcentual hacia arriba o hacia abajo.

“Desde nuestra perspectiva creemos que 2023 cerrará en torno a 5 por ciento, pero insistimos que los riesgos y los principales factores vienen del exterior.”

Anotó que a pesar de los esfuerzos con el Pacic, “no han impactado de manera considerable en el descenso de los precios”.

Por su parte, López García destacó que en Veracruz el kilo de tortilla pasó de 24 a casi 27 pesos, mientras en otras entidades está cercano a los 28 pesos, aunque en el estado de México y la capital del país se encuentra en 22 pesos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s