Empresarios y restauranteros rechazan violencia en sus negocios

Rebeca Marín

Los hechos de violencia que se han registrado en distintos restaurantes y bares de la Ciudad de México, son reflejo del alto grado de estrés con que viven muchas personas y el enojo social que se ha incrementado por los problemas económicos, familiares y de inseguridad que dejó la pandemia.

Así lo manifestó el presidente de la Asociación Mexicana de Bares, Discotecas y Centros Nocturnos, Helking Aguilar Cárdenas, quien indicó que el gobierno de la Ciudad de México, el sector empresarial y las organizaciones civiles, deben fomentar campañas contra la violencia y promover cursos para que el ciudadano aprenda a manejar el estrés y no explote con la primera persona que se topa en la calle.

“Todos los ciudadanos tenemos que bajarle tres rayitas a nuestro nivel de estrés, tratar de realizar algún deporte, practicar ejercicios de respiración o meditación, porque después de tanto encierro por la pandemia, la crisis económica y la inseguridad, la gente sale de su casa enojada, a la defensiva, con un alto nivel de estrés y estalla ante el más mínimo conflicto”, explicó Helking Aguilar.

Ante los casos ocurridos en distintos restaurantes y bares, el presidente de AMBADIC manifestó el rechazo de los empresarios del sector contra cualquier tipo de violencia y propuso aumentar la vigilancia policiaca en zonas comerciales y de restaurantes con alta afluencia de personas, para preservar la seguridad, el orden y evitar que ocurran situaciones de esta naturaleza.

“Hoy en día, los altos niveles de estrés con que están viviendo muchas personas después de la pandemia, provocan que cualquier conflicto pueda derivar en un hecho de violencia extrema, lo que desencadena también problemas de inseguridad y aumento de delitos de bajo impacto”, señaló.

Helking Aguilar recordó que hay zonas de la Ciudad donde ha crecido mucho el narcomenudeo, los asaltos a transeúntes, comensales y automovilistas, e incluso, mencionó el caso de violencia extrema que se registró en un restaurante de la alcaldía Benito Juárez, donde un hombre mató a su esposa.

“La autoridad dice que cada día la inseguridad es menor en la ciudad, pero los ciudadanos nos preguntamos de dónde sacan esos números, porque todos vivimos cada día más inseguros”, expresó Aguilar Cárdenas.

Lamentó que la autoridad castigue a los establecimientos mercantiles cuando ocurre un hecho de violencia cometido por terceros, como pasó en el caso del restaurante Suntory de la colonia Del Valle, que fue cerrado dos días mientras se realizaban las investigaciones.

Recordó que en los restaurantes más del 90% de los casos de agresión son provocados por clientes, por lo que los establecimientos tienen protocolos de actuación para tratar de controlar la situación, pero cuando el problema crece o hay varias personas involucradas es necesario solicitar el apoyo de las autoridades, y aquí son los negocios “los que terminan pagando los platos rotos".

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s